Su satisfacción es nuestra mejor recompensa
Selecciona la Población
Tipo Inmueble
Selecciona situación
Dormitorios
Baños
Rango de Precios
Buscar propiedades
Selecciona la Población
Tipo Inmueble
Selecciona situación
Dormitorios
Baños
Rango de Precios
Buscar Alquiler
Tipo Inmueble
Selecciona la Población
Buscar Alquiler vacacional
Buscar Referencia
Buscar propiedades

El Delta del Ebro y Les Salines

 

DELTA DEL EBRO

El Parque natural del Delta constituye una de las zonas húmedas más grandes de la Europa Mediterránea.

El Delta del Ebro nos ofrece una marco de naturaleza incomparable, único y singular. Un paisaje de una gran riqueza biológica que reúne una diversidad de flora y fauna, de un  valor incalculable. Con sus 320 Km2 de superficie, constituye el hábitat acuático más extenso de las tierras catalanas y representa un enclave de vital importancia dentro de las zonas húmedas del Mediterráneo.

El paisaje del Delta tiene una fuerte personalidad. Las tierras totalmente planas le dan un aspecto particular. Los extensos arrozales, cambiantes según las estaciones (terrosos en invierno, inundados de agua a la primavera, verdes en verano), dominan la fisonomía del Delta.

Grandes lagunas rodeadas por cañizales y juncales. En la parte periférica encontramos grandes extensiones de suelos salinos con adarce y playas largas y desiertas, con dunas coronadas de barrón y otras plantas bien adaptadas al medio.

La agricultura es una de las grandes bases económicas actuales del Delta, con una predomino claro del arroz.

La pesca es también una actividad fundamental, puesto que la aportación de nutrientes por parte del río Ebro, favorece los puertos de Sant Carles de la Rápita, l’Ampolla, Deltebre, las Casas de Alcanar, l’Ametlla de Mar y Vinaròs. La pesca en las lagunas es una actividad ancestral que emplea aparejos y artes tradicionales. Durante muchos años la costa del Delta fue temida por los navegantes. Por esta razón, la zona se señalizó y alumbró el año 1864 con 3 faros de hierro que se situaron en la Punta del Fangar, a la Isla de Buda y la Punta de la Banya. El faro de Buda lo tragó el mar 1960 pero todavía es visible a una milla mar adentro en posición este desde la desembocadura actual. El del Fangar fue sustituido varias veces hasta el actual y pictórico faro de hormigón. De los faros de hierro originarios sólo queda el de la Banya, que se puede visitar en el puerto de Tarragona.

Rellena el siguiente formulario y recibirás avisos sobre propiedades de tu interés.

Selecciona la Población
Tipo Inmueble
Seleccionar Situación
Rango de Precios
Dormitorios
Baños
Enviar
Enviando...

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento y aceptas nuestra política de cookies.

X Aceptar Más información